Gastronomía a lo grande en la Costa da Morte

Que la gastronomía de la Costa da Morte es grande lo sabemos todos. Tanto, que es uno de los signos de identidad de la comarca. La del mar (con razón) lleva la fama, pero la del interior animal o vegetal, de las patatas de Coristanco a los grelos de Anxeriz, hasta las fabas de cualquier parroquia, están a una altura extraordinaria. No es chovinismo: es lo que hay.

La grandeza también se lleva en los nombres (y en los fines). Véase la Gran Orden Gastronómica da Costa da Morte, que preside el laxense José Manuel Pato, que tiene como objetivo exaltar, a través de reuniones de confraternidad, esos mismos productos. El jueves, una treintena de sus damas y caballeros celebraron un nuevo encuentro. Tocó esta vez Cabana, en el restaurante Mar de Ardora, de Manuel Varela, quien aparece en la mesa con Pato (izquierda), además del alcalde cabanés, José Muíño; Germán López Posse, responsable de Coto de Almerezo; Julián Prieto Valdés y José Martínez. En las demás mesas había una nutrida representación de hosteleros de la comarca, además de amantes de la gastronomía comarcal, que degustaron un excelente menú a un precio de 40 euros por persona. Antes de comenzar, se desplazaron al castro de Borneiro. La comida sienta mejor si se respira patrimonio.

Fuente: La Voz de Galicia